HASTA SIEMPRE, SELECTIVIDAD

Hace dos semanas decíamos adiós a una de las pruebas más importantes y a la vez temida por los jóvenes, una vez terminada el bachillerato, Selectividad. Las imágenes de estudiantes nerviosos, con cara de dormir poco, en los pasillos de las principales universidades españolas, posiblemente no se volverá a repetir.

Ese día se ha marcado en el calendario como un antes y un después en el ámbito educativo. A partir del próximo curso, si nadie lo impide, se dará paso a la conocida como reválida.

Siempre que hay alguna nueva implantación en materia educativa, viene con polémica. Y ésta no iba a ser menos.

Para aquellos que la desconozca, la reválida consiste en una prueba realizada a los alumnos que hayan finalizado los estudios de bachillerato y quieran acceder a estudios superiores (aunque también se aplicará en diferentes niveles educativos).

En un principio se especuló con la realización de dos pruebas, una, una vez finalizada el bachillerato y otra en la universidad, pero al final se ha reducido a una. Con la reválida el número de exámenes también iba a aumentar con respecto a Selectividad. Esta prueba que iba a ser de tipo test, constaba de ocho asignaturas en las que se dividiría en cinco troncales, dos opcionales y una específica elegida en último término por el alumno. Pero finalmente también dieron marcha atrás con respecto al contenido y modelo del examen y no se aleja del que ha desaparecido. Incluso se había comentado que el alumno tendría que realizar otra prueba para acceder al centro universitario que había seleccionado para iniciar sus estudios. Pero esto último está completamente descartado.

Estos cambios que ha sufrido la reválida y que hemos comentado se deben principalmente a la presión social y rechazo por parte de la ciudadanía de este nuevo modelo de examen que quieren implantar.

Lo que es obvio es que ese intento por cambiar todo en el ámbito educativo para mantenerlo igual nos recuerda a la película del Gatopardo o a la conocida teoría lampedusiana. No tendremos la Selectividad como nombre pero sí la reválida que prácticamente hará la misma función.

Se prevé que la nueva reválida ideada por el Partido Popular (PP) será implantada en junio del curso que viene. Todavía existen ciertas lagunas a esta nueva implantación. El tiempo dirá cómo se desarrollará dicha prueba.